Cambiar contraseña

Búsqueda avanzada
Resultados de búsqueda

Madrid. Secretos y curiosidades 1

Publicado el noviembre 2, 2016 by Jesús Muñoz Rubio

panoramicamadrid_cerrodeltiopio

La villa de Madrid, capital de España y ciudad en la que viven más de 3 millones de habitantes está llena de leyendas, historias, y rincones escondidos.

1.El oso y el Madroño

Oso_Madroño_y_SolEl Oso y el Madroño: sería más correcto llamarlo ‘osa’ ya que en su origen era femenino. El rey Alfonso VIII en el siglo XXII cerró una disputa entre el clero y la villa de Madrid cediéndoles los pastos a la Iglesia y al pueblo los árboles y la caza, como símbolo de ese acuerdo surgió el emblema del oso apoyado en un madroño que se convertiría en el escudo de la ciudad.

 

 

 

 

 

2. La calle más corta de Madrid

la-foto

Madrid, inmenso abanico de lugares y preferencias, engloba también calles para todos los tamaños y gustos. Desde la calle de Rompelanzas, la más pequeña de la ciudad con apenas 20 metros de longitud, a la calle Alcalá, la más grande con 10 kilómetros, que además es la segunda más extensa de España, sólo superada por la Gran Vía de Les Corts, en Barcelona. Rompelanzas, ubicada entre sus homólogas de Preciados y del Carmen, debe su nombre a un «problema» que provocaba en el siglo XVI, cuando, a su paso por allí, se rompían las lanzas de madera de los carruajes de la época.

3. Paseo por Egipto en Madrid

templo-de-debod-cc-freakland

La construcción más antigua de Madrid es el Templo de Debod. Se trata de un templo del Antiguo Egipto donado en 1968 por el gobierno egipcio a España por su ayuda durante la construcción de la presa de Asuán. El templo fue construido en el 200 a.C. y se encontraba a orillas del Nilo en la baja Nubia.

 

 

4. La Puerta del Sol

Casa-del-Correo-en-la-Puerta-del-Sol

El nombre de la que, seguramente, sea la plaza más popular de Madrid, es una incógnita que da lugar a diversas especulaciones. La única certeza es que su origen se remonta a 1520, cuando las autoridades de la Villa construyeron un fuerte para protegerse de la rebelión de los comuneros-hastiados por la hambruna y el descontento con Carlos I-, y en cuya puerta exterior se pintó un sol. El por qué de esa figura es, efectivamente, algo desconocido. Se especula con que fue un mero capricho del autor, del que se desconoce su identidad; que fue porque la luz solar penetraba por uno de los postigos de la muralla; o porque su orientación miraba a oriente, punto de salida del Sol, siendo esta última versión la más extendida y aceptada.

5. El Ratoncito Pérez es madrileño

img_3347

¿Quién diría que el Ratoncito Pérez nació en el Palacio Real? Por extraño que pueda parecer, así fue. Cuando Alfonso XIII era todavía un niño, su carácter miedoso -incluso al perder un diente- hizo que la regente María Cristina, su madre, encargara al padre Luis Coloma, jesuíta, que escribiera un cuento.Coloma redactó un relato de 13 páginas sobre el Rey Buby I (apodo que el pequeño monarca recibía de parte de su madre), que tras perder su primer diente lo colocó debajo de la almohada, junto a una carta, para así recibir la vista del Ratoncito Pérez. Buby I, acompañado por el ratón, recolectaría por la noche los dientes de otros niños y los llevaría a la casita del roedor, que se situaba en la pastelería Carlos Prast, un establecimiento real en el número 8 de la calle Arenal. Allí, Buby, convertido también en ratón, conoce a la familia de su amigo, que vive en una caja de galletitas Huntley, las perferidas del monarca. En dicha calle existen ahora una placa y una pequeña estatua que recuerdan dónde «vivió» el fantástico ratón.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »